Vacaciones un tiempo terapéutico

23/07/2017 / por Andrea Castro / Vacaciones

La palabra vacaciones (en latín viene del verbo vacare), origina su significado haciendo referencia a vacío (vacuus), a estar libre o desocupado. De esta forma, su etimología lleva a reflexionar sobre el sentido que le ofrecemos hoy en día a nuestro tiempo de vacaciones.

Así, te ofrezco una reflexión para que puedas convertir tus vacaciones en un tiempo de sanación interior.

¿Qué buscamos en nuestras vacaciones?

Yéndonos a lo más cercano, las vacaciones de verano suelen ser un tiempo en el que estamos buscando diferentes cosas. En su mayoría, viajes o actividades en las que recrearnos, relajarnos, vivir lo que no vivimos a lo largo del año, saliéndonos así de la rutina. También puede ser visto como un tiempo en el que aligeramos el peso de las responsabilidades diarias. Pero ¿qué pasa si las vacaciones se vuelven otro tipo de responsabilidad? ¿Podemos llegar a estar ansiosos por no tener un viaje programado en nuestro verano? ¿Podemos vernos angustiados por no saber o no poder ocupar el tiempo de las vacaciones?

El caso es que las vacaciones de verano se pueden convertir para algunas personas en un foco de angustia. Ya sea por el deseo del aprovechamiento del tiempo hasta el máximo. O bien, por no tener un plan para este año que cubra la mayoría del tiempo de descanso. Así es, ironicamente, también le llamamos “tiempo de descanso”.

Después de reflexionar sobre esto, recordando veranos en los que he vivido esto en mi pellejo o he escuchado a gente de mi entorno con el mismo dilema, me pregunto qué ha ocurrido cuando he estado largo tiempo sin una actividad programada o haciendo turismo por algún país lejano. ¿Qué pasa si simplemente descansamos?

¿Qué ocurre si la única modificación de tu rutina es la de que hay más tiempo libre?

vacaciones foto palmera blog de psicología

Las vacaciones como tiempo de sanación

Habrá respuestas miles a esto, tantas como personas diversas somos. Pero para los que se angustian con el vacío que se experimenta en las vacaciones va este mensaje: las vacaciones se pueden convertir en un tiempo sanador. Un tiempo terapéutico, si prefieres llamarlo así. ¿Cómo es esto sin irte a un retiro de yoga?

Un tiempo terapéutico puede darse simplemente abriendo el espacio a mirarnos internamente, a darnos el espacio para que surjan las preguntas que no surgen durante el resto del año “porque-no-tengo-tiempo”. A ofrecernos el silencio que puede avivar la inspiración para el nuevo curso. Inspiración sobre nuestra vida, y replantearnos lo que podemos/queremos/soñamos hacer… o simplemente ser, a partir de ese comienzo.

Para mi Septiembre siempre ha sido como un Año Nuevo en miniatura. Lo comienzo con la misma ilusión y ganas. Y el tiempo anterior, si tiene los suficientes vacíos, me ha ayudado a tener un espacio para echarme gasolina y volver a comenzar. Claro, eso se da cuando te amigas con el vacío. Entonces irte hacia dentro y “resetearte” adquiere matices nuevos. Yo sigo en ello, y sé de buena tinta que muchos otros y otras también están en ello.

“Echa el freno y disfruta de la vida.
Al ir demasiado deprisa no sólo te pierdes el paisaje,
también pierdes el sentido de adónde vas y por qué”.
Eddie Cantor.

Mis deseos para tus vacaciones

Así que si este texto acaba en tu pantalla por casualidad y llegas a esta parte, no pienses que estoy hablando de que te recluyas este verano en un monasterio (aunque si te agrada ¿por qué no? Son tus vacaciones :p ). Más bien te deseo que hagas lo que quieras. Socializar, reirte, hacer deporte, viajar, salir, irte de cañas, nadar en la piscina /mar/lago más cercano, y echarte largas siestas. Pero si te encuentras algún(os) dia(s) desocupados, y empiezas a ver como surge la inquietud, respira unos segundos y tómatelo como una señal de que estás empezando a regalarte un “tiempo vacío”, listo para que te asomes a mirar con toda la curiosidad de un niño qué sale de ahí, qué sale de ti.

vacaciones foto andrea

Andrea Castro

Soy psicóloga y psicoterapeuta de adultos y psicóloga infantil.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *