Cómo manejar el mal humor

Manejar el mal humor / por Adriana Reyes / 31/10/2017

manejar el mal humor 4

¿Te ha pasado que no sabes manejar el mal humor cuando aparece? O por el contrario, sabes muy bien qué situaciones te perturban pero no las puedes controlar? El mal humor se puede definir como un estado de ánimo donde predomina la irritabilidad y la emoción del enfado.

Si entendemos las causas de nuestro enfado, vamos a poder ponerle remedio y así llevar una vida más plena y auténtica. En este artículo explicaremos qué es, cuándo aparece y algunas soluciones para poder desactivar esta sensación que normalmente no es nada agradable.

Qué es el mal humor

El mal humor es un estado de ánimo que normalmente se vive como negativo y que se compone de enfado y frustración. Imagina que te levantas por la mañana te vas a hacer un café y no te queda. Además luego sales a la calle, está lloviendo y no tienes paraguas. Es posible que sientas frustración por pequeñas circunstancias y que a lo largo del día vayas acumulando más situaciones que te hagan sentir irritable.

Hay personas que viven con esta emoción constante y otras que parece como si nada les molestase. Muchas veces, el mal humor aparece de forma inconsciente y nos atrapa como si fuera una nube que aparece en nuestra mente. Es entonces, cuando es necesario tomar medidas, para manejar el mal humor. Ya que, esta sensación que puede ser inesperada y no bienvenida.

manejar el mal humor 0

Las causas de mal humor

La frustración

Si nos frustramos cuando hay algo que no sale como nosotros queremos es posible que sintamos mucha impotencia y enfado. Es entonces, cuando estas emociones pueden generarnos una sensación de injusticia y descontento que podemos arrastrar de forma habitual.

Por ejemplo, si no te sientes escuchado por tu jefe porque cada vez que intentas hablar con él, te dice que no tiene tiempo para ti. Después puedes experimentar mucha frustración y cada vez que vayas al trabajo ya llegues de mal humor.

El enfado no expresado

El enfado es una emoción que moviliza nuestro cuerpo. Nos ayuda a emprender acciones y a poner límites con los demás. Cuando acumulamos palabras que no decimos, y emociones que no expresamos, esto puede generar un peso demasiado grande. Es así como nuestra mochila emocional se va haciendo cada vez más difícil de llevar.

Por ejemplo, si cada vez que algo te molesta te callas y no dices nada, esto en vez de ayudarte hace que te cueste más trabajo manejar el mal humor.

El pesimismo crónico

A veces es fácil caer en un pesimismo crónico que nos impide ver nuestra vida con claridad. En esos casos, es más fácil ver el vaso medio vacío que medio lleno. Es importante, dejar de lado el papel de víctima y empezar a convertirnos en protagonistas de nuestra propia vida. Todo ello, va a ser una pieza clave para recuperar nuestra ilusión por nosotros mismos y los demás.

Por ejemplo, si no tienes trabajo es normal que puedas caer en la queja o el la víctima. Puedes cambiar la queja por la proactividad, preguntándote, ¿qué puedo hacer yo para revertir esta situación?

manejar el mal humor 7

Qué función cumple en nuestra vida

Una vez hemos identificado qué conductas, situaciones o personas nos producen irritabilidad, es necesario que indaguemos en cuál es la función positiva que cumple el mal humor en nuestra vida. Quizá esto puede sonar raro, ya que, puede parecer que el enfado no tiene nada de bueno.

En realidad, la rabia es positiva cuando nos ayuda a poner un límite y nos empuja a salir de nuestra zona de confort o zona de seguridad. Así que, el mal humor puede ser una alarma que nos facilite el darnos cuenta de qué situaciones estamos dispuestos a permitir y cuáles no tanto.

Por ejemplo, imagina que cada vez que quedas con un amigo te hace esperar media hora y tú te pones de mal genio. Lo puedes tomar como una señal, para expresar tu descontento en vez de como algo a evitar.

Cómo manejar el mal humor y cambiar de estado de ánimo

Encuentra cuál es la causa y cómo se comporta tu mal humor

Detrás de cualquier momento de mal humor hay una situación a la que tenemos que poner atención. Si nos damos cuenta de cuándo aparece esta frustración o irritabilidad nos va a ser más fácil aprender a desactivarla.

Toma consciencia de tus emociones antes de quejarte

Es fácil culpar a los demás de nuestro mal día o incluso de los problemas que tenemos. Es importante que empecemos a responsabilizarnos de cómo nos sentimos. Así en vez de intentar que los demás nos solucionen la vida, vamos a poder resolverla nosotros mismos.

Utiliza la respiración para hacer bajar tu mal humor

La respiración profunda nos ayuda a disolver el estrés y el mal genio que podamos ir acumulando a lo largo del día. Es una buena alternativa cuando nos sentimos desbordados por nuestra rutina.

Cambia de escenario antes de actuar

Si intentamos razonar cuando estamos de mal humor, sólo nos vamos a frustrar más aún. Para poder hablar con la gente que nos rodea, primero hemos de manejar el mal humor. Por ello, cambiar de ambiente o de lugar físico es una buena estrategia.

Busca alternativas para expresar tu mal genio

Si sabemos que hacer lo mismo de siempre no funciona, ¿no sería mejor cambiar de estrategia? Prueba de quejarte durante 1/2 al día y el resto del tiempo focalizate en otros aspectos de tu vida que te llenen.

manejar el mal humor asertividad

En definitiva…

Si queremos aprender a manejar el mal humor, primero es necesario que nos observemos, identificando los aspectos que nos hacen estar mal. Después podremos darnos cuenta de qué mensaje nos quiere transmitir nuestra irritabilidad. Así podremos utilizar estrategias que nos hagan soltar el enfado cuando toca de forma asertiva.

manejar el mal humor Adriana Reyes

Adriana Reyes Zendrera

Psicóloga, fundadora y directora del centro Psicoemocionat. Tu espacio de terapia y crecimiento emocional en Barcelona.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *