Aprende a cuidar a tu niño interior

Niño interior / por Lucía Camín / 30/07/2013

Algunas personas han tenido infancias felices. Relaciones de confianza sólidas, estables, amorosas, respetuosas y cariñosas. Otras, fueron desvalorizadas, no tenidas en cuenta, criticadas, invadidas, exigidas, o en el más triste de los casos condenadas a una soledad no buscada ni explicada. Y la mayoría de las personas, han tenido un poco de los dos lados.

Muchos adultos guardamos en nuestro interior a ese niño que fuimos. Así que he escrito estas líneas para que puedas empezar a hacerte cargo de él. Y digo empezar, porque en mi experiencia es un largo y bonito camino. ¡Así que si te animas, aprende a cuidar a tu niño interior!

aprende a cuidar a tu niño interior corazón

Lo que necesitan los niños

Todos los niños tienen unas necesidades básicas, legítimas y fundamentales para su desarrollo físico y emocional. Así, necesitan comer, estudiar, jugar. Pero también tienen otras necesidades filiativas importantes: necesitan ser amados por quien son y no únicamente por las cosas que hacen. También necesitan ser respetados y sentirse cuidados, valorados y escuchados en intimidad y cercanía. Igualmente necesitan aprender a desarrollar su propio espacio, su ritmo, su creatividad. Por supuesto, necesitan abrazos, necesitan risas, necesitan que les cuenten la verdad y que les dejen sentir lo que les sale de dentro. Y finalmente necesitan límites, amorosos, coherentes y claros, para aprender las frustraciones de la vida e integrarlas sin miedo.

aprende a cuidar a tu niño interior caminando

Nuestro niño interior

Después de mucho años (no tantos), los niños crecen. Y se convierten en adultos con nuevas necesidades, con nuevos retos vitales, con nuevas responsabilidades. Pero crecer por fuera no siempre implica crecer por dentro. Y es habitual que aun dentro de nosotros conviva el niño interior que fuimos.

Desde la corriente de psicoterapia conocida como Análisis Transaccional, hablaron de esta parte de nosotros y la llamaron el Estado de Yo Niño. Y es que según este enfoque en circunstancias presentes, es habitual que como adultos, actuemos, pensemos y sintamos igual que lo hacíamos cuando éramos pequeños. Así que muchos adultos guardan en su corazón el niño que fueron, con sus ilusiones, aspiraciones, deseos y curiosidades. Pero también con sus heridas, inseguridades, daños y negligencias.

Así que considero que es importante atender esta parte de nosotros. Para los que por diversas circunstancias se sintieron tristes, solos, desamparados o asustados muchas o algunas veces, hay esperanza. Un gran paso hacia la autonomía, consiste es hacerse cargo de ese niño interior.

Carta a mi niña interior

aprende a cuidar a tu niño interior foto

Querida niña mía,

Después de mucho tiempo me doy cuenta de que estás aquí conmigo. Así que estoy aquí para decirte que a partir de ahora ya no vas a estar sola pues yo te voy a acompañar.

Perdona si en ocasiones no te he escuchado. O si al hacerlo te he criticado y abrumado con mi exigencia y mi censura. Lo siento, así aprendí, y estoy dispuesta a aprender de nuevo para que podamos hablar juntas. Porque TODO lo que te pasa es importante para mí, TODO lo que piensas, sientes y haces merece mi atención y amor.

Reconozco que sufriste, que a veces no lo pasaste bien, y te sentiste enfadada, triste y asustada. También se que muchas veces tuviste que atravesar todas esas sensaciones tú sola, o disimulando, que en el fondo es lo mismo.

A veces hoy vuelves a emerger en mi interior cuando algo te asusta, te entristece o te enfada igual que antes hace ya mucho tiempo. Por eso, voy a estar contigo cada vez que recuerdes, o cada vez que algo de lo que vivimos hoy te recuerde ese dolor.

Y te preguntarás “¿cómo lo harás?”

Me comprometo a cuidarte todos los días de mi vida, a escucharte, valorarte, mimarte y darte mucho, mucho amor. A partir de ahora somos un equipo, y juntas vamos a avanzar siempre en este camino de vida.

Voy a dejarte llorar, tener miedo, enfadarte. Aquí estaré a tu lado sin más censuras, calmándote con palabras bonitas. Escuchando con atención todo lo que te sucede. Y buscando las soluciones que realmente sean protectoras para ti. Aunque me lleve tiempo, aunque a veces no sepa, encontraré la manera.

Buscaré a las personas que son buenas para ti, que te den amor y que respeten quien eres. Buscaré las actividades y situaciones que más te gusten, que más feliz te hagan, y te preguntaré como estás y lo que necesitas de hoy y de ayer. Y cuando algo inevitable o triste pase, estaré con fortaleza a tu lado recordándote que esto es parte también de la vida, pero que juntas lo superaremos.

Te valoro por lo que eres. Eres bonita, inteligente, válida y bondadosa. Me gustas. Confío en ti, confío en que vamos a ser muy felices juntas. Vamos a reir, a divertirnos y a jugar. Vamos a sentir amor, alegría y poder. ¡Nuestro poder!

Y para terminar algunos mensajes importantes que quiero que recuerdes:

  1. En cualquier situación PUEDES SER TÚ MISMA, SER MUJER. Puedes ser espontánea y auténtica.
  2. Si lo deseas, PUEDES DISFRUTAR. De todas las situaciones que elijas, puedes gozar.
  3. Si lo deseas, PUEDES CRECER Y COMPROMETERTE. Con quien elijas con respeto y formar así la vida y/o familia que desees. Actualizándote y superando y honrando a tus antepasados.
  4. Aunque alguien te diga lo contrario. PUEDES TENER ÉXITO. Y celebrarlo, y compartirlo con orgullo y honestidad.
  5. Igualmente PUEDES HACER QUE LAS COSAS SUCEDAN. Tienes capacidad para conseguir muchas de las cosas que te propongas.
  6. Sin duda ERES IMPORTANTE. Como persona, como mujer, simplemente por ser y sin tener que hacer nada.
  7. Y PUEDES PERTENECER A TU PAREJA Y A TU FAMILIA. O a aquellos espacios que elijas, porque puedes formar parte con legitimidad.
  8. Cuando tú elijas, PUEDES ESTAR CERCA, INTIMAR, AMAR, de las personas que te hagan bien
  9. Sin duda PUEDES ESTAR SANA Y BIEN. Cuidarte, alimentarte bien, estar en forma y con mucha salud.
  10. También PUEDES PENSAR CLARO Y TOMAR DECISIONES.
  11. Cuando tú lo consideres, PUEDES SENTIR Y EXPRESAR LO QUE SIENTES. Sin censuras interna o vergüenza, ya que tus emociones son legítimas.
  12. Y finalmente PUEDES CONSTRUIR  TU VIDA Y VIVIR INCONDICIONALMENTE.

Aprende a cuidar a tu niño interior

Esta carta puede servirte de orientación. Porque habla de cosas genéricas que muchos hemos vivido. Sin embargo te animo a que personalices tu propia carta. Que escribas desde el conocimiento de tu historia, de lo que has vivido una carta única y especial. Tan única y especial como el niño interior con el que convives, y a que a buen seguro, estará encantado de que recibirla.

Después de escribirla, busca un lugar bonito y seguro en el que nadie te vaya a molestar. Quizás también una música de fondo que te acompañe. Y lee tu carta en voz alta, despacio con cariño y respeto. Y si sale la emoción, ¡bienvenida!

Te dejo también una canción por si te sirve de inspiración.

NB: Algunas ideas y extractos del artículo han sido recogidos de la bibliografía de Gloria Noriega (Psicóloga Analista Transaccional)

aprende a cuidar a tu niño interior Lucía

Lucía Camín

Psicóloga y psicoterapeuta.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *