Terapia Emocional en Madrid: psicólogos para gestionar las emociones

Terapia emocional Madrid | Psicólogos para las emociones

La terapia emocional es un tratamiento psicológico eficaz para gestionar tu mundo afectivo y reparar heridas emocionales no resueltas. Y es que los sentimientos son una parte básica de nuestro ser, un termómetro interno que nos ayuda a tomar decisiones y afrontar situaciones de la vida. Sin embargo, para muchas personas, las emociones son fuente de gran malestar. Además, las emociones limitantes están muy presentes en la mayor parte de problemas psicológicos.

¿Qué es la terapia emocional?

La terapia emocional es un conjunto de técnicas psicológicas aplicadas por un psicólogo clínico, centradas en ayudar a las personas a regular sus afectos y emociones.

Resulta especialmente recomendable en momentos de crisis. Es decir, cuando el impacto de ciertas vivencias dolorosas desbordan la estabilidad de las personas.

Pero también puede ser útil en la gestión diaria de las emociones. Ya que nos permite relacionarnos de un modo más eficaz con nosotros mismos y con los demás. Especialmente para aquellas personas que se sienten frecuentemente superados por sus emociones, no saben controlar su mal humor, o se frustran con facilidad.

¿Porqué es importante el trabajo con las emociones?

Las emociones son un atributo esencial para los seres humanos y su bienestar psicológico. Nuestros pensamientos y comportamientos están muy influenciados por nuestros sentimientos. Así, autores como el neurólogo Antonio Damasio, hablan de la importancia que tienen las emociones en nuestra toma de decisiones y en nuestra manera de ver y estar en el mundo.

Cada emoción tiene una función importante para nosotros. En especial las emociones desagradables nos ayudan a estar atentos a situaciones o relaciones que no van bien, para que hagamos algo y resolvamos el problema. Por ejemplo la rabia nos ayuda a reconocer que alguien nos ha hecho daño, el miedo nos anticipa un peligro y la tristeza nos ayuda a procesar las pérdidas. También, la alegría nos conecta con el placer de vivir y el amor nos une a personas o aspectos importantes para nosotros.

Sin embargo, es habitual que no estemos muy familiarizados con nuestras emociones por motivos culturales, familiares o de aprendizaje. También diversas situaciones difíciles de la vida han podido dejar una huella en nosotros que es importante reparar. Así que la habilidad personal para lidiar con los afectos, se convierte en un reto a importante para nuestro equilibrio psicológico.