Psicólogos especialistas en Autoestima en Madrid

Psicólogos Autoestima Madrid | Por Lucía Camín, psicóloga

Una buena autoestima es una de las bases para mantener una buena salud psicológica. Sin embargo, la baja autoestima es una de las demandas más frecuentes en terapia. Muchos problemas psicológicos y emocionales están relacionados con la baja autoestima. Sin duda, sentirla es una experiencia continua y desagradable que puede afectarte en muchas áreas de tu vida. Como el trabajo, tus relaciones sociales, con tus amigos y pareja.
Sin embargo, la baja autoestima puede tratarse y resolverse con una ayuda apropiada.

¿Qué es la autoestima y cómo se desarrolla?

Desde la psicología sabemos que la autoestima es la valoración que hacemos de nosotros mismos. Esto es, lo que pensamos y sentimos acerca de nosotros. Sin duda es fundamental para nuestro bienestar. Ya que convivimos con esas sensaciones todo el día. Fundamentalmente la autoestima se compone de tres pilares fundamentales.

  1. Primero, la autoestima es la visión que tienes de ti mismo. Es decir las creencias  y opiniones que viertes sobre ti. Esto incluye la distancia que existe entre quien eres y quien quieres ser, cómo te defines, de qué crees que eres capaz y de qué no.
  2. Segundo, la autoestima guarda relación con el amor o afecto que sientes hacia ti mismo. Cómo te quieres, y cómo vas aceptando tus limitaciones sin fustigarte por ellas. O animándote a superarte con afecto.
  3. Y tercero, la autoestima guarda relación con la confianza que tienes en tus recursos y capacidades.

Generalmente la autoestima se va desarrollando y consolidando a lo largo de los años. Primero se genera en la niñez y en la adolescencia. Cuando empezamos a formarnos una idea de quiénes somos. Pero también al ser un proceso, continúa su formación durante la vida adulta.

También sabemos que la autoestima en su formación y desarrollo, está influenciada por numerosas experiencias de vida. Por la valoración que hemos recibido de los demás, por las exigencias recibidas, los logros y fracasos percibidos o atribuidos De esta forma, si estas experiencias vividas no han sido las adecuadas, las personas pueden experimentar un estado de baja autoestima que le limita en su día a día.

¿En qué consiste la baja autoestima? Síntomas

Generalmente la baja autoestima se suele definir como la dificultad de una persona para sentirse valiosa. Y tiene muchas implicaciones en la vida de esa persona. Por ejemplo, las personas pueden conectar frecuentemente con vergüenza o timidez, tener sentimientos de culpa frecuentes, sentir ansiedad en su contacto con los demás… Estos son los síntomas comunes de una baja autoestima.

A nivel cognitivo. Habitualmente piensas de forma excesiva acerca de tu rendimiento o de lo que pudiste haber hecho o no debiste haber dicho. O pasas mucho tiempo en un diálogo interno en el que predominan la dureza y las críticas.

A nivel emocional. Ese diálogo interno, que no siempre tiene palabras, te lleva a sentir toda clase de emociones desagradables. Como culpa, vergüenza, miedo, tristeza.

A nivel conductual. A menudo, inhibes muchos de tus impulsos y callas muchas de las cosas que necesitarías compartir. No pones los límites que tendrías que poner para cuidarte ni pides lo que necesitas para encontrarte bien. Quizás te aísles de los demás y dejas de cuidar tu cuerpo.

A nivel fisiológico. Si sueles sentir cansancio, insomnio, dolores de cabeza.

A nivel social. Habitualmente te aíslas de los demás, dejas de participar en actividades nuevas y diferentes por temor a hacer el ridículo. O permaneces en relaciones, pero ocultas tu parte más vulnerable y auténtica ante los demás.

Frases relacionadas con la baja autoestima

Te sientes inferior a los demás, te comparas o buscas su aprobación.
No te aceptas tal y como eres. Siempre tienes la sensación de que tienes que mejorar.
No muestras tu verdadero yo por miedo a que no acepten.
Te crees incapaz de llevar a cabo tus proyectos.
Consideras que no mereces tus éxitos, los atribuyes a circunstancias externas.
Tienes mucho miedo al fracaso.
Tienes mucha crítica interna, cuestionas lo que haces, piensas o sientes.
No aceptas bien las críticas, te duelen y te avergüenzan.
Te culpas por casi todo y no acostumbras a perdonarte.
Te exiges mucho porque “nunca es suficiente”.
No aceptas de tu cuerpo y tu aspecto físico.
Te cuesta poner límites. Y decir que no cuando algo no te apetece.
Anticipas que los demás te van a rechazar.
Tiendes a sentirte responsable y/o culpable de las cosas o de los demás.

La falsa autoestima y el exceso de autoestima

Aunque generalmente la baja autoestima suele ser lo más buscado, lo cierto es que también existen problemas de auto-imagen que merece la pena conocer.

Una falsa autoestima. Se trata de un mecanismo de defensa por el cual las personas tienden a aparentar una seguridad en sí mismas que en realidad no sienten. Por lo general, detrás de esta máscara se encuentra un problema real de baja autoestima.

Una autoestima desmedida. Igualmente, algunas personas presentan una autoestima demasiado alta. No son capaces de hacer autocrítica, exageran sus virtudes y minimizan sus defectos. A diferencia de la falsa autoestima, estas personas realmente tienen esa valoración de sí mismos. Y por lo tanto viven alejadas de la realidad y tienen poca tolerancia a la frustración. Por lo general, este tipo de síntomas están relacionados con trastornos o rasgos narcisistas o psicopáticos. que pueden dañar las relaciones con los demás y aislarte de ellos.

Así que, ¿qué es peor, tener un ego desmedido o pasar desapercibido? Para concluir, diremos que un nivel de autoestima adecuado es el que te lleva a respetarte a ti mismo, apreciar tus puntos fuertes sin avasallar a los demás. Y también el conocer tus limitaciones sin castigarte por ellas.

Baja autoestima y otros problemas psicológicos

Generalmente la baja autoestima suele tener correlación con las siguientes problemáticas.

  • Si tienes baja autoestima tienes más probabilidades de sufrir ansiedad o depresión.
  • También de sufrir trastornos de la alimentación. Como anorexia, bulimia, obesidad…
  • Igualmente puedes tener una mayor tendencia para las adicciones y consumo de sustancias. Como el alcohol, drogas, comida, etc.
  • Puedes tener problemas de salud. Si tienes baja autoestima es probable que te cuides menos, hagas menos ejercicio, no acudas a las revisiones médicas y/o abandones tu cuerpo.
  • Y es posible que también practiques la procrastinación. Es decir, retrasas el momento de realizar la tarea porque no confías en tus capacidades.